Diademas 'reales': Así han sido algunas de las tiaras nupciales de las Princesas europeas

Generaciones de reyes y reinas las han lucido a lo largo de la historia de las Casas Reales Europeas: ornamentadas y majestuosas, las tiaras lucidas por las Princesas a la hora contraer nupcias a lo largo de los últimos años se han convertido en todo un símbolo de amor, poder y tradición, capaces de fascinar gracias a su belleza y el legado histórico de sus respectivas dinastías. Joyas únicas en el mundo, auténticos tesoros cargados de secretos, solo al alcance de las diferentes generaciones de príncipes y princesas europeos



 Doña Letizia y la diadema de los Hannover. Una pieza de estilo imperio y la línea helénica, inspirada en las columnas del Partenón y las hojas de laurel. La tiara fue un regalo de boda del káiser Guillermo II de Prusia, último emperador alemán, a su única hija cuando ésta contrajo matrimonio con el heredero de la casa Hannover

 Marta Luisa de Noruega y la tiara de la reina Maud. Una espectacular tiara de diamantes y perlas en forma de lágrima, con un adorno frontal que puede separarse de la base. La joya es una reproducción casi exacta de la original perteneciente a la reina Maud, y que fue robada en 1993 de la caja fuerte de la firma Garrad’s, en Londres. La tiara nunca se encontró y la firma joyera intentó realizar una réplica exacta, con perlas y diamantes lo más parecido posible a los originales. 


 La princesa Máxima y la tiara de las estrellas, perteneciente a las joyas de la corona de Holanda, y formada por una estructura de oro blanco con incrustaciones de diamantes, de la que salen cinco flores con forma de estrella. 


 Tatiana Blatnik y la tiara del corsario. Una pieza histórica, que ya la llevó Marie-Chantal el día de su boda con el príncipe Pablo de Grecia en 1995, perteneciente a la colección de joyas de la Casa Real griega. Inicialmente fue un broche perteneciente a la reina Victoria de Suecia. 

 Marie de Dinamarca, con una tiara propiedad de la Reina Margarita, regalo a su vez de los Reyes Ingrid y Federico de Dinamarca


Victoria de Suecia y la diadema de los siete camafeos romanos, engarzados sobre una base de oro y perlas, y que también lucio la reina Silvia al contraer nupcias

Mette-Marit de Noruega y la tiara de las margaritas de diamante. La pieza, regalo de bodas de los reyes Harald y Sonia, data de 1910, y está formada por diamantes de talla brillante que se agrupan para formar 23 margaritas sobre una base de platino y oro blanco.


Mary de Dinamarca escogió personalmente una tiara de brillantes montada sobre una base de platino, regalo de la reina Margarita. La pieza puede usarse como collar, y no figura entre las joyas conocidas de la Familia real danesa


Tatiana Blatnik y la tiara del corsario. Una pieza histórica, que ya la llevó Marie-Chantal el día de su boda con el príncipe Pablo de Grecia en 1995, perteneciente a la colección de joyas de la Casa Real griega. Inicialmente fue un broche perteneciente a la reina Victoria de Suecia



Fuente: Hola.com
 
Copyright © . Novias y Casamientos - Posts · Comments
Theme Template by BTDesigner · Powered by Blogger